sábado, 17 de enero de 2015

Pez Gota (Psychrolutes Marcidus)

Imagínate que cogemos un Pou, le ponemos la nariz de Don Pimpón y los labios de Carmen de Mairena, y después lo embadurnamos de babas. ¿Cuál es el resultado?

3 mitos… uno de las apps, otro de la televisión infantil y otro del mundillo casposo

Pues el animal curioso de hoy, el Psychrolutes marcidus, también conocido como Pez Borrón o Pez Gota (Blobfish in english), de la familia de los Psychrolutidae, comúnmente conocida con el nombre de los Cabezas Gordas, (banda rival de los Dientes Largos y de los Come Plancton). Esta familia de peces se caracteriza por cabezas grandes y gordas, y cuerpos que se van achatando hasta llegar a la cola.

“Hola amigo, ¿me das dos besos?”


Morfología de la familia Psychorolutes, a la que pertenece el pez gota

Este pez, con pinta de señor Potato desmejorado y depresivo, se encuentra exclusivamente entre las costas de Australia y Tasmania y vive en un rango de profundidad de entre 600 y 1.200 metros. Debido a la inaccesibilidad de su hábitat, no ha sido fotografiado en libertad en muchas ocasiones.

 Lo puedes utilizar como crema de manos natural

A esa profundidad la presión es varias decenas de veces superior a la del nivel de la superficie. La carne del pez gota es una masa gelatinosa, un poco menos densa que el agua (esto es lo que le da el aspecto tan curioso), lo que le permite flotar sobre el agua sin gastar energía nadando. Una estrategia de ahorro que ni la madre de una familia numerosa, oyes…

Siempre contrariado, siempre de bajón…

La falta de músculo no le supone un obstáculo para alimentarse, ya que se come cualquier cosa que pase por delante de él, preferentemente crustáceos, moluscos y erizos de mar. Lo hace sin avisar, sin hacer amago de atacar, por sorpresa, por la espalda. Y esto no está bien. Imaginémonos al típico cangrejillo de las profundidades (llamémosle Sebastián), al que se le acerca un depredador con todo el ansia, para comérselo. Sebastián piensa “vaya truño, me van a crujir”. Pero antes de que el depredador acometa, Sebastián tiene unos valiosos segundos para prepararse para su hora, y le da tiempo a pensar en su familia, a arrepentirse, ve pasar por delante de sus ojos la película de su vida… Porque el depredador no esconde sus intenciones (y Sebastián valora a la gente que va de cara). Y el cangrejillo se va al hoyo, pero se va en paz y habiendo hecho sus tareas vitales. Sin embargo, si Sebastián pasa por delante del pez gota no le da tiempo a prepararse antes de morir. Y esto es muy triste. Por eso el pez gota es un ser muy sucio y muy ruin.

 Pez gota con bronceado ibicenco

Uno de los aspectos más curiosos del pez gota es que, en la reproducción, se sienta sobre sus huevos, y así los custodiará hasta la eclosión. El pez gota adulto mide 30-40 cms de longitud y es prácticamente incomible. Aunque, seamos francos, si fuese comestible, no tendría el mercado que tienen el panga o el atún…

 Pez gota después de haber superado su depresión, en la presentación de su libro de autoayuda

En septiembre de 2013, este animal fue elegido como “El animal más feo del mundo”, y adoptado como mascota por el “Ugly Animal Preservation Society”. Desgraciadamente, el pez gota está en peligro de extinción, debido a la pesca de arrastre profundo. Este tipo de pesca está caracterizada por el uso de  una red en forma de calcetín, que se remolca desde una embarcación manteniéndola abierta con el objetivo de atrapar la mayor cantidad de peces posibles. Este tipo de pesca está prohibida en algunas partes del mundo, debido a la muerte que provoca en especies que no tienen relación con el negocio pesquero y al daño que provocan en todo el fondo marino (lecho del mar, arrecifes de coral...) ya que arrasa con todo lo que encuentran a su paso, provocando, en muchas ocasiones, la destrucción de hábitats marinos.

Esto es básicamente lo que está acabando con el pez gota. Una auténtica barbaridad para nuestros mares…

La semana que viene, después de dos animales de agua, ¡tendremos al primer animal de tierra!

1 comentario:

  1. Me he partido de risa! Jajaja que cosa más feaaaa. Se lo enseñaré a los niños y pedimos uno por navidad

    ResponderEliminar